8 opiniones en “INSPIRACIÓN PARA EL FIN DE SEMANA”

      1. Tengo la primera edición en castellano de “El libro del desasosiego”, lleno de subrayados y anotaciones. Lo conservo cual preciado tesoro. Me identifico con tantas cosas de las que dice, con tantas… Ya no habrán más Pessoa. Con las editoriales en manos de grandes grupos, apostando solo por aquello que de antemano saben, o suponen, que les va a rentar buenos dividendos, imposible. Que los haya es otra cosa, pero que lleguemos a conocerlos me temo que ni por asomo.
        Abrazos.

      2. Hola, Manuel. Gracias por tu comentario. Es triste pero cierto. Hoy a los Pesoa, seguramente existen y muchos , no los publican , ni los publicitan y por lo tanto no podemos conocerlos. a nivel mundial. Es claro : las grandes editoriales , salvo excepciones, publican lo vendible, los números por arriba de la cultura . Ojo , no los culpo , negocio es negocio. Lo que deberían, dado que se dedican a la literatura, publicar con más frecuencia a ciertos autores no tan vendibles pero que merecen la pena ser leídos . Afortunadamente nos quedan las obras ( como bien dices conservadas como tesoros ) de los grandes como Pessoa para recurrir a ellas de vez en cuando y disfrutarlas . Un abrazo .

      3. Las editoriales publican lo que la gente compra, y esta compra lo que más se publicita. En libros y en toda clase de mercancías (un libro, al fin y al cabo, no es otra cosa). ¿Deberían publicar con más frecuencia a ciertos autores no tan vendibles pero que merecen la pena ser leídos?, como dices. ¿Para qué? Si les va bien así. Pero y los lectores, ¿no deberían hacer más caso a la crítica, a la crítica independiente, y menos a esa que no deja de ser una prolongación promocional de las grandes editoriales? Es la pescadilla que se muerde la cola.
        Un ejemplo. Hace un tiempo, una persona que se dedica a la crítica literaria, Rosa Berros se llama, publicó una reseña sobre novela “Adiós, mirlo, adiós” en la que escribía: es “una historia novelada, la misma que escribió Ken Follet en los tres tomos como tres ladrillos que constituyen la ‘Trilogía del siglo’, pero para mí mucho mejor (…) porque está mejor escrita, carece del tono didáctico y machacón de la trilogía de Follet, no tiene tanta paja y, sobre todo, tiene mucha más alma, más sentimiento más emoción”. Apareció en una revista digital de carácter cultural. Yo compartí dicha reseña en mi blog, en Facebook y otros lugares. ¿Qué repercusión tuvo? Absolutamente ninguna. Imagina que esta sale en el suplemento de libros de “El País”. ¿Crees que hubiera tenido la misma trascendencia? ¿Verdad que no? Pues eso.
        Y ya no te castigo más con mis disquisiciones. Un abrazo.

      4. Hola, Manuel. Tienes razón , da pena leer excelentes textos ( como el caso que mencionas ) y saber que llegarán a unos pocos. Y tal cómo dices , las grandes editoriales nunca van a cubrir a un pequeño segmento que no les dejará buen dinero ( peco siempre por idealista…) Es responsabilidad de los lectores hacer caso omiso a la critica y la publicidad ( ojo , yo lo hago ) . En general, salvo algunos autores que son mi debilidad ( aunque a veces me decepcionan un poquito con algunas obras …ja ja ja ) , leo y compro obras recomendadas por buenos críticos y buenos lectores. Igual me pasa con los galardonados en los certámenes literarios top ( no me dejo llevar por el premio sino por la recomendación de algún colega ) Se dice que esos premios muchas veces son manejados por las editoriales ( claro hay excepciones y autores galardonados que merecen la pena ser leídos ) Gracias por tus comentarios . Estoy de acuerdo contigo . Un abrazo desde América.

Deja un comentario / Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.